El poder de la transfiguración

Por la noche, vestida en mi armadura
Por el desafío
Por la conquista

Ojos de una cazadora
Voz baja y mesurada
Respiración constante y resuelta

Yo soy la tigresa
Soltada de los barrotes
Lista para atacar

Pero por la mañana
Cuando todo es nuevo
Mi corazón se despierta tierno

Mi aliento tranquilo
Mi voz suave
Mis huesos aliviados

Tus ojos negros
Impregnan los recovecos de mi mente
Me miran claramente

Me rompes las defensas
Hasta el núcleo
Entre costillas y tendones

Impregnas la cavidad
Y traspasas el corazón
De la creatura que se esconde adentro

Leave a Reply

%d bloggers like this: